Entrevistamos a la editora y diseñadora de sonido ELENA MARTÍN HIDALGO.

Sonoros saludos a tod@s!!!

Nuestra protagonista en esta ocasión es la editora y Diseñadora de sonido Elena Martín Hidalgo, y créanme para mi particularmente siempre es un placer y deber obligado adentrarme un poco en la mente de distintos profesionales que realizan su trabajo fuera de nuestras fronteras, en diferentes industrias, con diferentes sinergías y visiones acerca de como se abordan las diferentes etapas de trabajo dentro de la creacción de un mundo sonoro para cine o tv. Y este ejercicio siempre es sano y mas en una industria (la del sonido para cine y tv) tan introspectiva como la nuestra, en constante reflexión interna, que muchas veces pierde la visión global de lo que ocurre en el exterior, en industrias en constante movimiento, tanto profesional como conceptual.

foto galaxy

La editora y diseñadora de sonido Elena Martín Hidalgo en los estudios Galaxy

Afincada desde hace mas de una década en los Países Bajos, Elena se ha servido (como muchos de nosotros) de su vínculo con el mundo de la música y el sonido para descubrir y cruzar un puente profesional hacia la creacción de mundos sonoros para el medio cinematográfico y televisivo. Un oficio que la sedujo desde un primer momento y que se ha convertido en su pasión y trabajo hasta el día de hoy; y que además le ha permitido participar hasta la fecha con su ARTE en numerosas producciones de diferentes géneros, tales como “Lobos Sucios”, “Transformers 4: la era de la extinción”, “El cofre del rey Midas” o “Eisenstein in Guanajuato” por citar algunos ejemplos. 

Agradecemos especialmente a Elena las facilidades dadas a LaBobinaSonora para la realización de esta entrevista.

ELENA MARTÍN HIDALGO – IMDB

Comenzamos….

LA BOBINA SONORA: Elena, actualmente tienes tu residencia y base operativa desde hace varios años en los países bajos, en concreto entre Holanda y Bélgica. Pero antes de llegar al momento actual, vamos al principio al inicio de tu entrada en el mundo profesional de la creación de sonido para el medio cinematográfico y audiovisual.

¿Cuáles han sido las principales inquietudes o motivaciones que te han llevado a elegir este maravilloso arte como tu medio profesional de vida?.

ELENA MARTÍN HIDALGO: Llegar al mundo del sonido fue para mí una evolución natural. Desde niña toco la guitarra, y estudié la carrera de música en el conservatorio, con lo cual he estado siempre escuchando de un modo muy consciente. Por otro lado, la parte técnica, por ejemplo usar grabadoras, micrófonos, cables, etc., siempre me resultó atractiva. Tenía mucha curiosidad por saber cómo era eso de grabar música profesionalmente y esto es lo que finalmente me empujó a meterme en el mundo del sonido.

LBS: Tus primeros pasos en la industria los situamos hacia finales de la década del 2000. ¿Cómo fueron esos primeros y siempre complicados inicios dentro de la profesión?.

EMH: En Holanda estudié una carrera que se llama “Sound and Music Technology”, que empecé con la intención de especializarme en grabación y producción de música. Pero durante estos estudios descubro lo que es la postproducción de sonido -era asignatura optativa- que me engancha por completo. Entonces es cuando entro en la industria, haciendo prácticas en un estudio en Utrecht en el que trabajaban fundamentalmente en series de televisión y documentales. Al final del periodo de prácticas tuve la suerte de poder quedarme allí haciendo tareas de asistencia y algún trabajo de edición. En paralelo, contacté en la facultad donde estudiaba con compañeros del departamento de imagen que necesitaban colaboradores para la parte sonora de sus cortos, y empecé a aplicar lo que aprendía en el estudio en mis propios proyectos. Esto me ayudó a tener una visión más global del proceso de postproducción, pues en el estudio trabajaba en tareas muy específicas dentro de un equipo y en los cortos me encargaba yo de todo el proceso, desde preproducción hasta el final.

LBS:… ¿Recuerdas alguna figura o referente que te ayudase en esos primeros momentos?.

EMH: Bueno, estar en este estudio en Utrecht fue muy importante, porque allí tuve mi primera experiencia real de trabajo en la industria y me ayudó a confirmar que quería dedicarme a esto. Por otro lado, cuando empiezas, son tantas las ganas de aprender que aprovechas cualquier ocasión que tienes de sentarte con un compañero para observar lo que hace e intentar absorber al máximo su experiencia. Y allí había un equipo de “freelancers” que iban y venían, dependiendo de las exigencias de los proyectos que llegaban, cada uno con su manera particular de trabajar. Tener contacto con ellos fue muy enriquecedor además de una forma de aprender las dinámicas de los equipos de trabajo.

LBS: Como apuntábamos al comienzo de la entrevista, tu base operativa se halla generalmente entre Bélgica y Holanda.

¿Nos podrías dar unas pinceladas de cómo es o esta estructurada la industria del sonido para el medio cinematográfico y televisivo en estos países, existen diferencias notables con respecto a otras industrias como por ejemplo la española?.

EMH: La verdad es que no puedo comparar con España porque no he tenido apenas contacto con profesionales españoles. Aquí la industria es pequeña y se suele trabajar como “freelance”, en equipos pequeños. En Holanda hay una tradición de documentales, se puede hablar de una escuela holandesa del documental, con bastante proyección internacional. Son documentales muy de observación, con mucho trabajo en la parte fotográfica y en los que los directores dan mucho peso a la parte sonora. Esto permite hacer un trabajo bastante creativo en cuanto a diseño de sonido y mezclas. En Bélgica, por otro lado, existe el “tax shelter”, un programa del gobierno que permite a inversores privados una reducción en los impuestos si invierten en la industria de cine. Esto ha incentivado la producción nacional y ha hecho posible la coproducción de muchas películas europeas en Bélgica, lo cual es muy enriquecedor por el intercambio entre los profesionales de diferentes países. Además, esto permite que se trabaje en equipos más grandes, con más especialización en las tareas. Gracias al “tax shelter”, por ejemplo, tuve la suerte de participar en una coproducción española, “Lobos Sucios” de Simón Casal, y trabajar junto a profesionales españoles que grabaron gran parte de los ADR desde Madrid y Galicia.

LBS: El protagonismo de la mujer en el mundo del sonido cinematográfico ha sido mas bien escaso, o medido en cuentagotas durante bastante tiempo. Hoy en día y por fortuna ya encontramos mas presencia y protagonismo de la misma dentro del sector, pero aún con muchos objetivos por cumplir en este aspecto.

Dada tu experiencia trabajando fuera de España y con diferentes equipos de trabajo y profesionales. ¿Cuál es el papel de la mujer dentro de la industria del sonido para el medio cinematográfico y audiovisual en los países en los que has tenido la oportunidad de trabajar y trabajas?

EMH: En Bélgica y Holanda tampoco hay muchas mujeres que trabajen en esto; ya en la escuela éramos muy pocas las chicas. Mi experiencia es que los equipos de trabajo mixtos funcionan muy bien, y que durante el proceso creativo todos nos beneficiamos de la riqueza que las diferentes visiones aportan. Además, a la hora de comunicarse con los directores y directoras, los productores y productoras, etc., es muy positivo tener interlocutores hombres y mujeres porque el abanico de herramientas para la comunicación se amplía.

LBS: A lo largo de tu carrera has realizado trabajos en varias área de trabajo como la edición y diseño de FX, edición y montaje de diálogos, montaje y edición de sonido, grabación de fx, grabación y edición de adr.. .

¿En que área de trabajo te has sentido más cómoda trabajando o piensas que has podido desarrollar mas esa parte creativa, narrativa y expresiva que siempre buscamos dentro de la utilización del sonido en el medio cinematográfico?.

EMH: Por ahora, me ha interesado hacer un poco de todo, pues veo que lo que aprendes por un lado, lo puedes usar por otro y me parece que, si me limitase a una sola cosa, acabaría repitiendo siempre los mismos procesos tanto creativos como técnicos. Disfruto mucho trabajando los efectos por lo mágico que tiene eso de ponerle un sonido a una imagen, y observar cómo esa sincronía se convierte en un nuevo elemento dotado de significado propio. Trabajar con los ambientes puede ser muy gratificante también, porque está muy conectado con la emoción, la subjetividad, la historia… El montaje de diálogos es fundamentalmente técnico pero se necesita mucha creatividad para resolver los problemas técnicos, y además, si puedes trabajar mano a mano con el director se llega a ese nivel más narrativo de la peli. Al fin y al cabo, no nos podemos olvidar de que todos estos elementos están al servicio de la película de la que forman parte, y todos han de contribuir a darle unidad para que pueda transmitir la emoción que se busca.

LBS: En el año 2014 participaste en la superproducción “Transformers 4: la era de la extinción”, del Director Michael Bay.

¿Podrías contarnos un poco en que consistió tu participación en ella y como fue la experiencia de trabajar dentro del departamento de sonido de una producción con un presupuesto de mas de 200 millones de dólares?.

EMH: Tuve la suerte de trabajar una temporada en Galaxy Studios en Bélgica. Allí es donde se creó y se desarrolla el formato de audio inmersivo Auro 3D, y a través de este trabajo participamos en una serie de superproducciones como “Transformers: Age of Extinction”, “The Amazing Spider-Man 2” o “The Adventurer”. Lo que hacíamos en Galaxy son versiones en Auro 3D de estas películas. Mi aportación fue de asistencia durante las sesiones de mezcla, preparación de las sesiones de Pro-Tools y hacer controles de calidad de las mezclas.

Captura de pantalla 2016-05-14 a la(s) 13.38.41

Transformers 4, de Michael Bay.

LBS: Elena… Es verdad que mayormente asumimos en la profesión que el conocimiento de cada área de trabajo dentro de los procesos de posproducción mejora el flujo de trabajo entre los miembros de un departamento de sonido o simplemente cuando tenemos que afrontar una especie de “todo en uno” dentro de una producción, que cuenta con un presupuesto pequeño.

Particularmente creo mas en la especialización dentro de los departamentos de sonido, siempre que es posible, dentro de una producción. Pero también creo que el conocimiento y entendimiento de todos los procesos es cuanto menos necesario para poder desarrollar procesos creativos efectivos.

¿Que opinas acerca de lo dicho anteriormente sobre la especialización dentro de los procesos de posproducción?, ¿crees que la especialización favorece los flujos de trabajo dentro de los procesos de pospodrucción?.

EMH: Estoy muy de acuerdo contigo en que es necesario el entendimiento de todos los procesos, y que esto favorece el flujo de trabajo en el equipo, y por supuesto el estar preparado para afrontar proyectos con presupuestos y equipos más pequeños. Pero además me parece muy valioso el poder practicar todas las tareas y no limitarse a una especialización, por lo que te decía antes de que unas influyen en las otras. Al fin y al cabo, diálogos, efectos, música… todo es sonido. Con todo, es cierto que suele haber campos en los que uno se siente más cómodo y de ahí puede surgir la especialización.

LBS: Hablemos de pelis o proyectors, ¿Cuales han sido los proyectos en los que has tenido la oportunidad de trabajar y que mas te han marcado por la concepción y utilización sonora desde un punto de vista narrativo?.

EMH: La verdad, ya que la mencionábamos antes, que el poder escuchar una peli como “Transformers: Age of Extinction” repetidamente y en profundidad me tuvo bastantes días soñando. Es una peli muy musical, por la manera en la que se orquestan la música y el diseño de sonido, y a su vez por cómo lo sonoro se sincroniza con la imagen adquiriendo un determinado ritmo. Quizá por mi formación como músico, considero que el elemento rítmico es muy importante, aunque opera a un nivel menos consciente y puede resultar más difícil pensarlo y trabajar con él.

LBS: ¿Y el director que mas te ha hecho soñar sonoramente, o que haya mostrado una especial sensibilidad por el tratamiento de sonido en sus películas?.

EMH: Me gustó mucho trabajar en “Lobos Sucios” con Simón Casal, un director joven que tiene las ideas muy claras y utiliza el sonido siempre que puede para meterse en el mundo interior de sus personajes, creando momentos de una gran fuerza expresiva.

227433

Lobos Sucios, de Simón Casal.

LBS: Hablemos un poco de tecnología Elena, que no lo es todo pero que siempre ayuda a realizar nuestros sueños sonoros. ¿Cuales son las herramientas (tanto hardware como software) en tu día a día? y ¿tu último descubrimiento tecnológico que puedas y quieras compartir con nuestros lectores?.

EMH: Soy fanática de Pro-Tools y de Izotope RX, una herramienta imprescindible estés trabajando con diálogos, efectos o con lo que sea. Un programa que he descubierto no hace mucho es Keyboard Maestro, que se puede usar en combinación con Pro-Tools para crear macros y ejecutarlos desde el teclado, liberándonos así de las operaciones más mecánicas y tediosas. También me gusta tener siempre preparado un micrófono cuando estoy editando. A veces es más rápido y satisfactorio grabar un determinado sonido en el estudio que estar adecuando un efecto pre-grabado, y además así nos podemos despegar un ratito del ordenador.

LBS: Elena, dentro de tu faceta como editora y montadora de diálogos, ¿cual ha sido el momento mas complicado o producción mas complicada a la cual te has tenido que enfrentar?.

EMH: Trabajar con Peter Greenaway en “Eisenstein in Guanajuato” fue un reto. Es una película con mucha densidad de diálogos, donde teníamos escenas con, por ejemplo, una conversación telefónica en la ducha, o las cámaras y los actores girando y hablando casi sin parar, máquinas de viento, lluvia, muchos ruidos de fondo, etc. Hubo que grabar bastante ADR y usar mucho RX; llevó mucho tiempo. Y eso que el sonido de producción era excelente. En general, es complicado a veces decirle a un director que esa toma que tanto aprecia no es aceptable técnicamente o que es casi sólo inteligible para él, y convencerle de que habría que doblarla. Por mi experiencia, creo que hacer cine es una experiencia colaborativa, y este tema de la comunicación es tan importante o más que el trabajo de edición, pues el resultado final de la película se hace con las aportaciones de los que trabajamos en estas parcelas fragmentadas como pueden ser la edición de diálogos o el foley, por ejemplo.

Eisenstein_en_Guanajuato-835217495-large

Eisenstein en Guanajuato, de Peter Greenaway.

LBS: ¿Como es Elena Martín a la hora de comenzar un trabajo de creación sonora?. ¿Cual es tu filosofía de trabajo independientemente del proceso o área al que te vayas a enfrentar?.

EMH: Creo que es importante mantenerse fresco, y no caer en la repetición de los mismos recursos siempre. Aunque parezca evidente, es algo a veces difícil de compaginar con la carrera por terminar una tarea en el tiempo limitado que nos dan. Por eso, me gusta dedicarle un tiempo al proyecto antes de sentarme con las rutinas de trabajo. Leer el guión antes de ver ninguna imagen nos abre ya la imaginación, además de ayudarnos a conectar y comunicarnos mejor con los directores. Crear sonidos o simplemente hacer una pequeña “library” antes de editar nos va dando ideas que quizá luego son menos accesibles, por aquello de las rutinas y el poco tiempo. Tomar descansos en el día, también me ayuda a mantener esa frescura mental, o a veces dejar alguna tarea que se nos atasca para resolverla más tarde ayuda también.

LBS: Ya habrán sido muchas y variadas a lo largo de tu carrera pero… ¿Cual o cuales han sido la situaciones mas curiosas o anecdóticas a la que te has enfrentado hasta ahora en tu trabajo?.

EMH: Es difícil quedarme con una anécdota sólo… .Este trabajo es muy intenso en cuanto al contacto que se puede tener con el resto del equipo, actores y actrices, directores, etc. y surgen todo tipo de situaciones. Quizá, trabajar con Greenaway fue en este sentido una de las experiencias más curiosas y plagada de anécdotas, por la personalidad excéntrica de este director que llegaba al estudio cada día pidiéndonos, en un inglés florido y teatral, nuevos efectos de sonido, a cual más insólito.

LBS: Por último Elena. ¿Que consejos o sugerencias darías a todos aquellos maravillosos “locos” que quieran o tengan pensado dedicarse a este maravilloso Arte?.

EMH: Sí que es una locura, Óscar… Yo les recomendaría que se involucraran de forma activa desde el primer momento. Que además de observar mucho e intercambiar información con quien puedan, busquen a directores que se estén formando al mismo tiempo que ellos y que se atrevan a hacer el montaje, diseño de sonido, mezclas, de sus cortos. Para mí ha sido la mejor escuela. Ahora mismo hay también un montón de recursos online como foros, blogs, vídeos, etc.; que se empapen de todo eso y no duden en usar las oportunidades que brindan las redes sociales para contactar con otros compañeros o con profesionales que admiran.

LBS: Muchas gracias por tu tiempo Elena, ha sido un verdadero placer para “LaBobinaSonora” y mucha suerte en tus próximos trabajos los cuales seguiremos atentamente.

EMH: Muchas gracias a vosotros por permitirme estar aquí, y por el trabajo que hacéis para difundir este arte creando un espacio de referencia tan valioso como es La Bobina Sonora. Ha sido un verdadero placer.

oscardeavila@labobinasonora.net
Copyright © 2016 · Todos los derechos reservados; www.labobinasonora.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s