El MUNDO SONORO de -DOS AMIGOS-, de POLO MENÁRGUEZ. Entrevistamos a su responsable, el Diseñador de sonido JUAN DIEGO RAMA.

Sonoros saludos a tod@s!!!

En el 2013 un joven realizador y Director llamado Polo Menárguez daba a luz a su Ópera prima, titulada -Dos amigos- (Mordisco films) y protagonizada por dos monstruos de la profesión como son Font García y Jorge Monje.

Aunque tristemente y dentro de la tónica habitual que afecta al “cine independiente” y de autor no llegó tener distribución en salas comerciales, -Dos amigos- fue muy bien acogida por parte de la crítica y tambien en los numerosos distintos festivales en los que participó, como el Festival internacional de Sevilla, el Festival CINESPAÑA de Toulouse, el 23 Festival de cine de Madrid (obteniendo una mención especial del jurado en la categoría de largometrajes) entre otros muchos… .

Dos amigos, una película de Polo Menárguez

-Dos amigos-, una película de Polo Menárguez.

El mundo sonoro de -Dos amigos- ha sido creado por el Diseñador de sonido Juan Diego Rama, encargándose del sonido en producción David Carratalá.

Según la sinopsis la historia de -Dos amigos- nos sitúa a Manuel y Jorge en una pequeña aldea de la provincia de Soria, rodeados de un paraje casi desértico, solitario; a través del cual se irán enfrentando poco a poco a sus miedos, a sus recuerdos, que pondrán a prueba su amistad.

Y esos paisajes exteriores desérticos, solitarios, que a priori pudieran no jugar sonoramente hablando un papel expresivo y narrativo dentro de la historia, adquieren una jerarquía e identidad sonora propia.

De una forma fascinante y magistral, todos los elementos sonoros que rodean a los protagonistas casi de una manera invisible se convierten en códigos sonoros propios portadores de información y de emociones de los mismos protagonistas. Tambien en la utilización del lenguaje de los silencios (no técnico), trasladándonos en diversos momentos mensajes relativos a la angustia, el vacío o la misma soledad.

Sin duda -Dos amigos- es un mundo sonoro expresivo, íntimo, estético, cercano, meditado, mimado…. Que siempre merecerá un ejercicio de escucha reducida obligatoria. Chapeau Mr. Rama.

Pero antes de entrar a conocer mas a fondo los entresijos de la concepción y creación de todos los códigos narrativos que conforman el mundo sonoro de la mano de su creador, el Diseñador de sonido Juan Diego Rama (a2SOUND), hemos querido conocer de primera mano las impresiones y reflexiones de su Director Polo Menárguez acerca de como vivió los procesos de creación sonido de -Dos Amigos-.

“… El sonido de -Dos amigos- empezó siendo para mí un reto técnico. Desde el primer momento supe que una película que se sustentaba en las conversaciones de dos actores necesariamente debía sonar bien. Registrar con claridad el trabajo de improvisación y diálogo de Jorge y Font era casi mi máxima prioridad en el plano técnico, casi por encima del visual. En ese sentido tuve la inmensa suerte de contar con David Carratalá, no por su experiencia, sino por su mimo, profesionalidad y dedicación al proyecto. 

Por otro lado, era fundamental que el equipo técnico se hiciera invisible, y muchas tomas se grababan sin necesidad de ser cantadas o preparadas precisamente para no romper la atmósfera de intimidad que se respira en la película. Es por ello que el trabajo de sonido directo era aún más complicado, porque no podía en ningún caso interrumpir, y casi debía mantenerse “a la caza” de los actores. 

El Director de -Dos amigos- Polo Menárguez.

El Director de -Dos amigos- Polo Menárguez.

Superado con bastante acierto el reto, y después de una complicadísima etapa de montaje que consistió básicamente en reescribir la película por completo, me puse en manos de Juan Diego Rama para la edición de sonido. Creo que las horas que pasé junto a esa mesa de sonido, en un pequeño estudio en Ciudad Lineal, supusieron un antes y un después en el proceso de aprendizaje de mi carrera. Juan Diego entiende el sonido desde una perspectiva narrativa, y siempre es capaz de levantar la vista y entender la composición de una secuencia dentro del conjunto de la película. Así trabajamos el sonido de Dos amigos, entendiendo que el sonido debe evolucionar junto con los personajes. Hay algo en la ecualización de los diálogos y la utilización de los ambientes que va cambiando con ellos. A pesar de ser una película donde básicamente dos personajes hablan, para mí fue reveladora la manera en que Juan Diego entendió el sonido en la película.

Una vez leí a Haneke decir en una entrevista que los editores de sonido eran las personas más creativas de una película porque construían un universo de cero. En nuestro caso fue exactamente así. Juan Diego recreó todo el universo sonoro de la peli (roces de ropas, golpes, pasos) e hizo que el componente de realidad y sinceridad se eleve a un plano de narrativa cinematográfica que probablemente jamás hubiéramos conseguido de otra manera, porque rodamos sin dinero, sin ningún tipo de medio. Sin embargo, creo que una de las cosas que hacen que -Dos amigos- se pueda ver y disfrutar como una película más, es que tiene un sonido tan bueno como si la hubiéramos hecho con un millón de euros.

Compusimos el sonido de la película desde la intención de transmitir el aislamiento que impone el paisaje y el lugar, y trabajamos siempre en esa dirección, aumentando o disminuyendo esa sensación a través de la construcción de ambientes y la separación o acercamiento de los personajes a esos ambientes. Trabajé con una intención muy clara, pero siempre desde la intuición, y desde la posición de una esponja que aprende de los demás. Si algo tenía claro es que una película donde todo el mundo trabaja por amor al arte, es un campo de experimentación, es una obra con muchos autores, un lugar donde debía escuchar mucho y dejar que todos se divirtieran haciendo y probando. Resultó en una película que creo que es orgánica y sincera, y la experiencia fue tremenda enriquecedora.

Una de los regalos que me hizo Juan Diego fue mover el sonido en la secuencia del baño. Los dos personajes están hablando y de repente se quedan mudos. Sube la música y cuando vuelve el directo, vuelve una frase que es un puñetazo. En la siguiente secuencia el directo que desapareció en la anterior aparece como un off y cobra una fuerza espectacular. Son ese tipo de ideas las que hacen que un día vuelvas a casa con los ojos brillantes, y fue una idea que nació en la sala de edición de sonido. A eso me refiero cuando Juan Diego compone de manera narrativa. No solo ayuda a contar, sino que transforma la manera de contar…..”.

Agradecemos especialmente a Polo Menárguez y Juan Diego Rama las facilidades dadas para la realización de este especial.

 -DOS AMIGOS- EN FILMIN

DOS AMIGOS EN FACEBOOK

Comenzamos…..

LBS: Juan Diego. ¿Cómo te surgió la oportunidad de realizar el montaje y diseño de sonido de –Dos amigos-?. ¿Es tu primer trabajo junto a Polo Menárguez, o ya habías tenido la oportunidad de trabajar con el en alguno de sus trabajos anteriores?.

JUAN DIEGO RAMA: Contacto con Polo a través de Hugo Mateos. Ellos se iniciaron en el mundo audiovisual juntos y, cuando años más tarde Hugo y yo fundamos una empresa de sonido junto con otros socios, surge la posibilidad de colaborar con Polo en su cortometraje “Son los padres”. En este proyecto ya descubro a un joven director con una forma diferente de entender las historias. Un tiempo después, y aunque apenas tenía veintidós años, Polo aparece con el montaje de otro proyecto, un largometraje rodado en una semana, con un par de actores en un entorno rural casi sin iluminar. A pesar de que temía que la fragilidad en la producción del proyecto le pasara factura, tras visionar los primeros treinta minutos de montaje decidí aceptar la propuesta de Polo y pasar a formar parte del equipo de “Dos Amigos”.

LBS: ¿Cuál es el resto de integrantes o colaboradores que componen el departamento de sonido de –Dos amigos-?. 

JUAN DIEGO: Del sonido directo se encargó David Carratalá. Con muy buenos resultados, sobre todo si tenemos en cuenta que, salvo que me equivoque, es su primer proyecto de largometraje.

Por otro lado, Hugo Mateos, un todoterreno del sonido, uno de esos tipos que se atreven con todo y siempre consiguen grandes resultados, tenía la intriga de ayudar a su amigo Polo y enfrentarse además al sonido de una producción cinematográfica en todos sus estadios por primera vez. Esa intriga le costó el “castigo” de lidiar con los directos, elemento fundamental en el sonido de cualquier película, pero mucho más en esta, ya que básicamente cuenta su historia a través de sus diálogos. Debo decir que el trabajo de Hugo proporcionó un carácter al sonido de la película que, desgraciadamente, ya no podemos aportar los sonidistas más experimentados.

Finalmente, la música de Ginés Carrión nos ayudó mucho a reforzar con certeza los momentos más decisivos de la película, aportando calidad y seriedad en el trabajo.

LBS: Según sinopsis oficial: Dos amigos de la infancia pasan un fin de semana en su pueblo, abandonado. Anécdotas, borracheras, excursiones, un frontón y noches de setas, en una película que parece haber sido vivida mientras se rodaba. Y los peligros (y sorpresas) de las confesiones de quienes se conocen bien. Demasiado bien.

¿Cuál fue la estrategia sonora a nivel de utilización expresiva del sonido que tenías en mente a la hora de abordar el montaje y diseño de sonido de –Dos Amigos-?

JUAN DIEGO: En un principio intento que siempre sea la misma y esa es mi manera de entender mi profesión. Sólo hay que defender la historia, tan difícil y tan sencillo como eso. Una película, fotograma a fotograma, respira de una manera que es única y nueva cuando llega a la sala de montaje; ninguna película es igual que otra. Están los planos, con su duración; los diálogos y sus pausas; el significado de cada gesto o de cada momento… Todo suma. Todos estos elementos sacarán a la luz las virtudes de la película, pero también sus necesidades y sus carencias. Los errores técnicos pueden provocar creaciones sonoras increíbles si se defiende la historia aprovechándose de ellos. Por otro lado, una secuencia bien diseñada y bien rodada tan sólo precisa de un poco de mimo profesional para que brille. Definitivamente, es muy recomendable conocer un poco al “dueño” del producto, ya sea este el director, el productor u otras figuras responsables, y aclarar qué entienden ambas partes por “utilización expresiva del sonido”. Así evitaremos muchas luchas innecesarias que restan tiempo útil al trabajo del diseño de sonido y acertaremos más a menudo con nuestras propuestas.

LBS: Y si hablamos del Director, Polo Menárguez, ¿cuales eran sus ideas acerca de la utilización del sonido en la historia?.

JUAN DIEGO: Seguramente él conteste mejor que yo a esta pregunta. Personalmente, creo que rodar y después montar un largo supone un desgaste, tanto físico como mental e incluso emocional, muy significativo y a veces ese desgaste debilita a los creadores hasta llegar a pensar que en la fase de posproducción de sonido se solucionarán todos los problemas de la película. Lo que alcanzo a recordar es que Polo llegó al estudio con mucha prudencia, pero con muchas ganas de volver a tejer y reforzar las pequeñas historias de su película para acabar con un final sorprendente. La manera de hacerlo para poder llegar a un público de largometraje era nueva para él y, sin embargo, con el paso de las semanas y a la vista de los avances que le proponíamos en el estudio supo integrarse muy positivamente con nosotros, defendiendo la historia en sus parámetros básicos pero abierto a posibilidades nuevas. La juventud de Polo, ciega al miedo del qué dirán, me resultó siempre lo más atractivo de este proyecto y sus ideas en general eran ciertamente refrescantes.

LBS: El rodaje de –Dos amigos- se desarrolló en un pueblo de la provincia de Soria, durante 5 días. El equipo formado era relativamente pequeño, lo que en palabras de su Director era necesario para hacer que los actores se sintieran mas cómodos y disfrutasen de una mayor libertad, no estando sus interpretaciones sometidas a un rigor técnico y estético o formal, lo que a priori complica los procesos técnicos y mas la siempre y vital toma de sonido directo.

El encargado de sonido en producción de –Dos amigos- ha sido David Carratalá, el que ha mi juicio y en palabras tambien del Director, Polo Menárguez ha realizado un gran trabajo, como el resto del equipo, teniendo en cuenta las características y el enfoque del rodaje.

¿Pudiste tener alguna reunión con el antes del rodaje, comentar con el algunas necesidades que pudieses ser importante a posteriori?.

JUAN DIEGO: Lo cierto es que yo recomendé a David para el trabajo, así que confiaba plenamente en su actitud y en su capacidad de sacrificio para enfrentarse al sonido de este proyecto tan desnudo. Recuerdo que le presté algunos cachivaches para el rodaje y en ese momento pudimos comentar algunos detalles a tener en cuenta. Todas aquellas soluciones necesarias del rodaje las resolvió orgullosamente David, ya que trajo a montaje un sonido directo que parecía grabado en un inmenso plató. Ni una sola toma de audio fue desechada por ruidos externos a la acción (coche, avión, perro, etc). El fondo de los audios era misteriosamente silencioso en interiores y exteriores, lo que ayudó muchísimo en el tratamiento final del altavoz central y evitó deficiencias normalmente generadas por rodar en condiciones no ideales para el sonido.

LBS: Y a posteriori, ¿que material de sonido directo (diálogos) te encontraste, teniendo en cuenta todos los factores anteriormente mencionados anteriormente?, ¿tuvisteis que realizar procesos de ADR para reforzar algunas partes de los diálogos?.

JUAN DIEGO: Gracias a la fluidez en la interpretación de los dos actores protagonistas, Font García y Jorge Monje, los diálogos no fueron un problema en el montaje de sonido. De hecho, lo que más me cautivó visionando el montaje por primera vez fue su agilidad teniendo en cuenta el texto de los personajes. La intención de Polo era realmente buena y transparente. El sonido se mostraba natural pero necesitaba de un aporte técnico que le hiciera mucho más inteligible y claro. Se limpiaron y adecuaron audios del modo habitual, robando palabras de otras tomas, ajustando respiraciones, mezclando inalámbricos y pértiga, etc. También pedimos a los actores una tarde en el estudio para aportar cosas nuevas y recuerdo que fue enormemente productiva y creativa.

columpiosbaja

Los dos protagonistas en la secuencia del parque.

LBS: Los dos personajes están subidos en una especie de montaña rusa de conversaciones, reflexiones y diálogos con cargas y estados emocionales que van cambiando a medida que avanza la historia. Son diálogos que guardan múltiples mensajes e información. Esto supongo que te ha influido a la hora de abordar la construcción y montaje de todos los diálogos….

JUAN DIEGO: Cuando conseguimos absoluta claridad en el texto y encontramos todos los matices sonoros es cuando comienza el reto de esta película, ya que durante más de una hora tenemos a dos personajes conversando sin parar y era crucial evitar que el espectador se nos escapara de la historia por culpa de una posible monotonía sonora. Posiblemente, la decisión más relevante sobre el tratamiento de diálogos, y siempre de acuerdo con el director, fue ir variando los timbres y tonos de las voces a lo largo de las secuencias buscando alejarse de esa monotonía. En algunos casos cambian los planos sonoros con mayor o menor reverb según hablan en una misma secuencia. En otros la ecualización varía lentamente proporcionando un recurso expresivo extra que impide bajar la guardia al espectador.

LBS: Desde mi punto de vista las distintas localizaciones exteriores se integran como un personaje mas de la historia y adquieren una cierta mutación con el estado emocional de los propios personajes. Particularmente y desde mi punto de vista creo que la gestión de las sonoridades de los espacios exteriores utilizados de una manera expresiva es uno de los puntos a resaltar dentro la construcción sonora de –Dos amigos-.

En muchas ocasiones parece que los ambientes y las sonoridades de los espacios remarcan por un lado la sensación de soledad que rodea a los dos personajes y por otro lado parece que mutan, como las conversaciones entre los dos personajes.

¿Desde que perspectiva abordaste el trabajo de construcción de todas esas sonoridades tan expresivas que rodean a los personajes, que perseguías?, ¿en que te basabas de modo general narrativamente para su construcción?, ¿tenías material suficiente en forma de wildtracks de ambiente tomadas en el rodaje, o tuviste que desarrollar un trabajo posterior de grabación de campo o reconstrucción basada en librerías, o un poco de todo?

JUAN DIEGO: Preguntas por el corazón del diseño… y resulta que cada vez late de un modo diferente. Desde mi punto de vista, algo destacable de este director es el mimo que aplica en cada una de sus secuencias como unidades independientes. Pretenden ser auténticos pedazos de realidad en sí mismas y deben confluir en la cabeza del espectador creando un todo hasta el final. Cada momento precisaba amabilidad, cercanía, enfado, locura… Diversas sensaciones que a su vez habían sido ya enmarcadas por un entorno, por un encuadre determinado. Creo que intentamos dar voz a un tercer personaje: todo lo que les rodeaba y su interacción con los personajes según conversan.

Para conseguir este efecto, rebuscamos en el catálogo privado de ruidos favoritos que todo técnico sonoro administra (librerías procesadas, mezclas de otros proyectos, fórmulas que antes funcionaron, etc) y comprobamos que eran útiles dentro de la visión de la historia del “dueño de la peli”. Una vez resuelto el estilo a seguir siempre creo necesario refrescar cada proyecto y para eso es muy útil disponer de un buen grabador y salir con él a localizaciones nuevas. La soledad de un páramo puede ser un débil pasar del aire, o quizá suene una rejilla de la estación del tren si la captas en el momento adecuado; o puede que una jungla agresiva de animales chillones sea un montón de hierros oxidados retorciéndose… Al final se trata de conseguir mantener la atención del espectador utilizando seis fuentes sonoras que posibilitan infinitas combinaciones.

LBS: Dentro de tu trabajo de construcción sonora y desde esa gestión de las atmósferas y ambientes que has realizado, me gustaría detenerme un momento en dos secuencias sonoras. La primera primero la visita de los dos amigos al yacimiento de Termes.

Si realizamos una escucha reducida se puede intuir el peso que tiene el viento y las acústica del entorno como homogeneizador del espacio sonoro que habita entre dos los personajes. Su tono, timbre, textura y cadencia modulan con el movimiento de los personajes desde que salen del coche hasta que llegan a las galerías interiores; y en los espacios exteriores contribuye a agrandar todavía mas la sensación de aislamiento del paisaje y de los dos personajes.

Es muy interesante lo que sucede sonoramente dentro del interior de la galería, a oscuras. Destaca el montaje de los diálogos en su interior, esa sensación de angustia que va creciendo poco a poco ayudada por el viento todavía persistente, en una tonalidad mas oscura; y las reflexiones de las voces, cuyo tratamiento ayuda a dar un cierto aire fantasmal, etéreo. Y finalmente esas resonancias de las verja metálica que golpea un desquiciado Raúl en el interior de la galería, se mantienen cuando este sale, no se las quita de encima.

La siguiente secuencia en la que me gustaría detenerme es la visita a la zona donde se encuentra la escuela abandonada y el diálogo que se produce entre la música y las interacciones sonoras de los personajes con el entorno. Tanto dentro de la escuela como fuera de ella… Incluyendo ese flashback sonoro cuando Raúl levanta la palanca de… cambio de via?. Y se remarca con el sonido propio de la llegada de un tren a lo que fue una estación… ahora imaginaria.

LBS: ¿Nos podrías explicar como concebiste e idealizaste la construcción sonora de estas dos secuencias en particular?.

JUAN DIEGO: Una cueva, un secreto, la angustia por comprobar cómo empieza a crujir una idílica amistad… Con estos ingredientes creo que cualquiera conseguiría una estupenda construcción sonora. Los diálogos sacaron a relucir aciertos y carencias, los FX sala permitieron remarcar diversos aspectos dimensionando cosas antes imperceptibles, los actores aportaron su experiencia dando veracidad y el resto de la magia sonora que lo rodea surgió en premezclas intentando acompañar todo lo anterior hacia un pequeño clímax. Quizás quedó largo, pero nuestra intención era alertar de la importancia de este momento y, aunque en efecto es todo una gran mentira sonora, el orden del montaje permitió este subrayado que se extiende intentando que el espectador tenga la misma necesidad de salir de allí que el personaje. Creo que en su conjunto el director quedó contento por el refuerzo que supuso y además opino que contiene ese grado de diversión y entretenimiento que personalmente agradezco en la pantalla. Me alegra que te fijaras.

Por otro lado, confieso que no supe apreciar demasiada utilidad narrativa a la secuencia de la escuela y así se lo hice saber a Polo. Él la mantuvo y admito que acabó por resultarme interesante vivir esa nebulosa incierta en la película.

LBS: ¿Has podido realizar algún proceso de Foley (presencias, algún/os props, pasos…) dentro de la construcción sonora de –Dos amigos- bien para poder puntuar sonoramente algún momento en concreto o para reforzar?.

JUAN DIEGO: No concibo mi trabajo sin la Sala. Me resulta muy frustrante esa parte del proceso cuando surgen contingencias económicas o el flujo de trabajo no lo permite. En Dos Amigos, la propia naturaleza del rodaje obligó a reforzar algunos parámetros sonoros, pero se recreó toda la acción de pantalla.

LBS: ¿Cuales han sido las principales complicaciones a las que te has enfrentado dentro de la construcción sonora de –Dos amigos-?.

JUAN DIEGO: Lo limitado del calendario. Cuando empezamos a trabajar en Dos amigos el estudio tenía en marcha un par de proyectos más y, ya que no queríamos dejar de formar parte de un proyecto tan atractivo, la construcción sonora de la película tuvo que hacerse un hueco entre ellos. Por lo demás apenas guardo rencor ya al director por la secuencia de la escuela…

LBS: Hablemos un poco de los procesos de mezclas de –Dos amigos-. ¿Nos podrías decir quien se encargo de esta etapa de mezclas y donde se realizaron?

JUAN DIEGO: Doy fe de que trabajando en buenas condiciones, normalmente van surgiendo los sonidos, poco a poco, y estos acaban encontrando su sitio; se van a un lado y a otro, suben y bajan. Trabajar directamente en un estudio con escuchas en 5.1 y el bajo presupuesto de esta producción obligaba a llevar todo el proceso a un único día de mezclas en un gran estudio. Para ello se “premezcló” todo teniendo en cuenta una posible variación final al pasarlo por una sala real de cine. Una de las mejores y más cómodas en Madrid es el actual SDI Media. Allí se abre la sesión y se investiga cuál es la solución para el conjunto de ”Stems” que conforman la peli. En este punto, lo mejor es dejarse llevar por los que allí habitan y simplemente corregir todos los fallos que se llevan de fábrica. La posición fresca y de nuevo visionado de la peli por parte del técnico de allí hace muy beneficioso y creativo el proceso, además de convertirse en una gran fuente de conocimiento sobre algunos aspectos técnicos para los visitantes. Un ruido se monta, se premezcla, se mueve cada vez que pasas por ahí, y ese día final en la sala quizá acabes por subirlo un poco, mucho o lo quites definitivamente. Siempre digo que si me pagasen por hacer el montaje y mezcla de la misma película durante meses, todos los días sacaría ocho horas de novedades, estoy convencido. En esta ocasión en SDI fueron muy atentos y diligentes sumando con iniciativa y tablas profesionales. Estoy contento y agradecido por cómo salió todo.

LBS: Me ha gustado bastante entre otras cosas la relación y el juego de los diálogos de los personajes con las acústicas de cada uno de los escenarios que recorren (secuencia del frontón, yacimiento de yermes, la escuelas abandonadas….) así como el buen gusto a la hora de abordar los distintos planos sonoros y también las experimentaciones psicodélicas en las escenas de las setas.

Háblanos un poco de los procesos de mezcla finales. ¿Tenías clara la línea a seguir o pudisteis experimentar nuevas ideas?

JUAN DIEGO: La máxima “Defender la historia” está presente en mí en todo momento. En mezclas no quieres tapar lo que tanto costó crear y no quieres herir al espectador haciéndole sufrir con el sonido, así que te pones a defender la historia y… surge lo que debe ser. Se propone algo, se acepta entre todos o no, se cambia y si no se llega a ningún acuerdo pues se vuelve a empezar. A veces hay hermosos momentos sonoros ciertamente memorables y de difícil creación que en mezclas desaparecen por el aporte inadecuado que hacen a la historia. El caso más significativo suele ser la música, quitando o poniendo piezas in extremis, pero también sucede lo mismo con ambientes, efectos o textos. La idea de no aburrir con tanta palabra era uno de los objetivos y para ello qué mejores herramientas que los trucos sonoros que tanto nos gustan a todos. Por otro lado, la pujante juventud sin temor al qué dirán de Polo o Hugo me hicieron sentir como un auténtico dinosaurio protector del cine mono y de una supuesta “decencia sonora” que quizás nunca tuve. Afortunadamente, ellos ganaron muchas veces.

LBS: Juan Diego ¿cuál es o son para ti los momentos mas importantes o claves, dentro de la construcción sonora que has realizado para –Dos amigos-?.

JUAN DIEGO: Paradójicamente, la secuencia que puede ser más relevante sonoramente es la secuencia de la escuela, la que yo habría eliminado del montaje final. Así es el cine.

LBS: A toro pasado. ¿Que te hubiese gustado revisitar, experimentar o incluir como novedad dentro de su mundo sonoro?.

JUAN DIEGO: Nunca cambiaría nada porque, como dije antes, cambiaría todo constantemente. Ese mundo sonoro ahora ya es único y pertenece a aquel momento en el que se tomaron aquellas decisiones.

LBS: ¿Cuál sería tu momento sonoro favorito de –Dos Amigos-?.

JUAN DIEGO: Aunque pueda parecer extraño, los últimos minutos antes del último diálogo y éste incluido. Fueron muy complicados de realizar pero creo que resumen muy bien toda la película y son buen ejemplo de matices y locuras expuestas anteriormente. Solo funcionan así por todo lo anterior, me encanta. No es fácil llegar hasta ahí.

LBS: Juan Diego muchas por aceptar nuestra invitación. Enhorabuena por este mundo sonoro que has creado para –Dos amigos- y mucha suerte de cara a tus próximos proyectos, los cuales seguiremos muy atentamente aquí en www.labobinasonora.net.

JUAN DIEGO: A vosotros por invitarme. Un placer. Y tranquilo, el café lo pago yo, gracias.

oscardeavila@labobinasonora.net
Copyright © 2015 · Todos los derechos reservados; www.labobinasonora.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s