ESPECIAL -EL SONIDO EN EL DOCUMENTAL. REALIDAD O FICCIÓN- VOL.4, ÁLEX VILCHES (DISEÑADOR DE SONIDO) Y GABRIEL GUTIÉRREZ (DISEÑADOR DE SONIDO).

Sonoros saludos a tod@s!!!

“Documental es todo método de registrar en celuloide cualquier aspecto de la realidad interpretado bien por la filmación de hechos o por la reconstrucción veraz y justificable, para apelar a la razón o a la emoción, con el propósito de estimular el deseo y ampliar el conocimiento y la comprensión, y plantear sinceramente problemas y soluciones en el campo de la economía, la cultura y las relaciones humanas”.

Y en los inicios del cine ya podemos ubicar el nacimiento del género documental, eso si limitado solo a la imagen en un primer momento y clasificado posteriormente como documental realista. Esas filmaciones de hechos cotidianos, de situaciones costumbristas que casi de una manera experimental proponían los Hermanos Lumiere, han evolucionado de una manera tan rápida desde sus comienzos hasta nuestros días, que los códigos narrativos sobre los que se asentaba en un principio han cambiado drásticamente, eliminándose ya las barreras (si las hubo alguna vez) entre la realidad y la ficción.

rodaje-1-locoxelcine

El sonido en el documental. Realidad o ficción

Pero me gustaría detenerme un instante en la frase “Bien por la filmación de hechos o por la reconstrucción veraz y justificable…”. Estos términos (reconstrucción veraz y justificable) que ya de por si alimentan un debate que hoy en día todavía está muy latente, sirven para situar el objetivo los especiales que iniciamos hoy en LaBobinaSonora.

Unos objetivos que se centran en recopilar las distintas reflexiones de varios sonidistas y diseñadores de sonido acerca de distintas cuestiones como la construcción de una ficción sonora dentro de la realidad, la manipulación sonora de la audiencia o la modificación o engaño del contrato o marco Audiovisual. Estas son algunas de las cuestiones que surgen y nacen como motivo fundamental de una necesaria reflexión, dentro de un escenario actual, en donde las lineas entre la ficción y la realidad sonora en el documental, han desparecido completamente.

En esta cuarta entrega los Diseñadores de sonido Gabriel Gutiérrez y Álex Vilches son los encargados responder a estas interesantes cuestiones.

Agradecemos especialmente a Gabriel y Álex su participación en estos especiales.

LABOBINASONORA: ¿Hasta que punto la manipulación sonora de la realidad que rodea al género documental puede ser contraproducente para el mismo género y las intenciones del Director?.

ÁLEX VILCHES: Creo que eso depende, sobretodo, de la intención que quiera darle el director, pero no creo que sea contraproducente si está justificada. Hay veces que el documental no tiene por qué ser 100% realista. Existen ciertas licencias a la hora de hacer un documental y una de ellas es la manipulación sonora para explicar algo o dar cierta intención.
También es cierto que no todos los documentales son iguales y no en todos se puede manipular esa realidad sonora.

GABRIEL GUTIÉRREZ: EL género documental es cada vez más amplio y surgen subgéneros que tratan de clasificar los diferentes estilos. Considero que el estilo y el planteamiento de realización pueden establecer las líneas de cómo podría o debería sonar. En algunas situaciones trataremos de ser 100% realistas para no ‘contaminar’ los contenidos. En otras ocasiones trataremos de construir artificialmente el mundo sonoro y buscaremos la integración total, donde nunca se descubra que el contenido real no contaba con esta sonoridad. Y por último, tal vez la historia documental nos sugiera estilizar el diseño de sonido o enfatizar el dramatismo. Creo que hay infinidad de posibilidades, la historia es la que manda!

LBS: Teniendo en cuenta diversos factores como los el calendario de post-producción, los presupuestos, entre otras muchas variables. ¿Existe dentro del género documental espacio para que la construcción de un mundo sonoro sea tan Inmmersiva o importante como en una película de ficción sin afectar a su narrativa, a la historia en si?.

ÁLEX VILCHES: Hay veces que si que hay tiempo para dedicarle al sonido de un documental. El principal problema es el presupuesto. Debido al bajo coste deldocumental, no se le pueden dedicar muchas jornadas. Muchas veces hay que hacer horas extras no pagadas con tal de que el proyecto quede lo mejor posible.

El documental es un producto que nos gusta a todos, pero que desgraciadamente aún no se paga cómo debería, o no siempre se le quiere dar la importancia que se merece.

GABRIEL GUTIÉRREZ: Desde una perspectiva de producción, los recursos disponibles y el calendario siempre establecen de alguna forma los parámetros básicos en cuanto al tiempo y trabajo que podemos dedicar a cualquier película, ya sea género ficción o documental.

Desde una perspectiva completamente creativa, una película documental puede plantear universos sonoros espectaculares y plantear grandes retos para la creatividad y la creación sonora.

LBS: ¿Realizas estrategias distintas o diferentes a la hora de afrontar la construcción de un mundo sonoro para un género de no ficción como el documental, con respecto a un género de ficción?:

ÁLEX VILCHES: Si el formato del genero es el mismo (Estéreo o 5.1) para los dos, no. La estrategia sería básicamente la misma. Lo único que variaría sería el tiempo que se puede dedicar al proyecto.

Yo tengo mi forma de trabajar, y la aplico igual sea cual sea el genero.

La diferencia suele ser , a veces, la calidad del sonido directo. Cómo antes comentaba, el documental tiene mucho menos presupuesto, y eso puede reflejarse también en la calidad del sonido directo. A veces tienes que dedicar más tiempo al tratamiento de los diálogos que en la ficción. En la ficción suele haber una preparación para el plano o la secuencia que no se suele tener en el documental. El documental se basa más en el momento, y eso hace que el sonido se vea, a veces, perjudicado.

Más que una estrategia que afrontar a la hora de hacer la posproducción, podríamos decir que son unas pautas distintas marcadas por unas necesidades.

GABRIEL GUTIÉRREZ: Una vez más depende del tipo de documental. El planteamiento para una producción de ficción o documental podría ser similar, aunque con distintas necesidades entrando en detalle. Tal vez el tratamiento en los diálogos pueda ser diferente, asi como el planteamiento con respecto a Foley.

Si se trata de películas documentales para exhibición en cine nuestro planteamiento inicial es muy similar al de un largometraje de ficción, aunque siempre tratamos de adaptarnos a las particularidades de cada historia.

LBS: ¿Hasta que punto o linea roja podrías llegar a la hora de exponer esas manipulaciones de la realidad al Director?.

ÁLEX VILCHES: Creo que esa linea roja se puede cruzar siempre que se quiera o se pueda, siempre que esté justificado. No me he encontrado nunca a ningún director reacio a manipular la realidad si la situación lo requiere, y si se hace bien.

GABRIEL GUTIÉRREZ: Considero que se trata de un planteamiento siempre acordado con el director. En algunas ocasiones, buscando el máximo realismo, hemos desestimado utilizar nada que no fuera lo registrado en el momento que grabó la cámara. En otras ocasiones por el contrario, el director ha querido que su película documental sonara igual que una película de ficción. En otras ocasiones se ha buscado un universo onírico buscando una gran estilización, tratando de contar la historia a través de sensaciones no realistas.

LBS: ¿Es posible que las construcciones sonoras que podemos realizar en torno a un documental puedan llegar a ser mas fieles que la propia realidad del momento del rodaje?.

ÁLEX VILCHES: No creo que nada pueda ser más real que el momento del rodaje. Siempre se intenta recrear esa realidad, pero decir que se supera creo que sería excesivo.

Sería justo decir que se iguala esa realidad, o que se intenta igualar lo más posible. Lo importante es que cómo espectadores veamos esa situación real

En el documental, cuando el sonido pasa inadvertido suele ser cuando mejor es el trabajo. Eso quiere decir que se ha conseguido recrear bien esa realidad sin que a nadie le moleste, o se cuestione esa realidad.

GABRIEL GUTIÉRREZ: Tal vez.

En ocasiones, lo registrado en la realidad, aunque estuviera tenga limitaciones técnicas de origen, ofrece el mejor resultado y es irrepetible. En muchas ocasiones, hay contenidos de imagen en los documentales donde no se pudo registrar sonido, o son contenidos de archivo con sonido muy deteriorado. Es entonces cuando reconstruimos, si estamos acertados en cuanto al tipo de sonidos utilizados y la mezcla entre ellos, tal vez consigamos que el espectador aporte su magia y lo interprete como que es el sonido real de lo que está viendo, entonces habremos acertado. Si por el contrario el espectador nota la artificialidad, habremos conseguido que pierda algo de credibilidad en la historia. Efectivamente hay siempre una linea muy fina sobre la cantidad y el tipo de sonidos que es capaz de absorber una película documental.

oscardeavila@labobinasonora.net
Copyright © 2015 · Todos los derechos reservados; www.labobinasonora.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s